Mujeres Que Cuentan Cosas
Me gusta el nombre "Mujeres Que Cuentan Cosas", porque nosotras las mujeres tenemos tanto para contar... …una rueda de mates, un café, un vinito para casos más desesperados,… todo sirve de ocasión para comenzar.
Lo que hoy elijo contarles, es cómo nació este ciclo y para qué. 
Nació de una declaración muy importante, que me permitió elegir VIVIR CON DIGNIDAD, y esa declaración fue de AMOR.
En el programa de entrenamiento personal, el verbo AMAR figura como primer verbo: nada puedo comenzar si no me amo; ningún cambio puedo realizar desde la falta de valoración personal.
Y así comenzó el viaje más increíble, exótico y aventurero: EL VIAJE HACIA MI INTERIOR.
Sí, había decidido conocerme desde "adentro", quería llegar al "centro" de mi SER (palabras que asustaron a muchos a mi alrededor...). Hoy reconozco que decir centro es metafórico, porque yo elegí viajar a mi corazón (mucho más arriba de mi pupo), a mi cabeza, a mi mente, a mi espíritu (no sé ubicarlo geográficamente) y a cualquier región que apareciera como destino de aprendizaje.
Lo primero fue ocuparme de mí. Me reencontré con mi niña interior, agradecí verla tan pura, feliz, aún luego de semejantes tormentas!; disfruté regresando a coro y recuperando espacios de relaciones. Me prometí a mí misma fortalecerme y no abandonarme jamás, y me juré amor eterno.
En ese viaje conocí muchos maestros; me reencontré con otros y me abrí a la experiencia de salir del marco rígido y vetusto que me impedía avanzar.
Aprendí a aceptarme; aprendí a confiar; aprendí a escuchar; aprendí a respetar; aprendí que en la diversidad está el UNO, y sobre todo, aprendí que los seres humanos nos necesitamos, que nos complementamos en un otro, que evolucionamos juntos.
En este aprendizaje era tal mi entusiasmo al experimentar y ver, sentir en el cuerpo, en la emoción, en el lenguaje los resultados, que necesité contarlos, y ése fue el momento en el que  surgió MUJERES QUE CUENTAN COSAS, y aprendí que las mujeres somos seres muy generosos, y que en el compartir nos sanamos de nuestras heridas...
Sigo aprendiendo, siempre...
El espacio que generamos en Mujeres Que Cuentan Cosas, es un espacio para compartir. Es regresar al círculo ancestral y desplegar la inteligencia colectiva. Es la posibilidad de encontrarnos y enredarnos con múltiples hilos de colores, y que esa red sea contención, escucha y trampolín para crear y emprender. 
Somos maestros y alumnos, todos a la vez.
Somos una melodía que inspira al agradecimiento por tantas oportunidades....
Conectando con graph.facebook.com
Conectando con api.twitter.com
© Copyright 2014 . mujeres que cuentan cosas . Todos los derechos reservados