Lim
   piar
Limpiar
Estoy de limpieza ... he sacado todos mis cajones a airearse al sol. Todas mis emociones, resentimientos, mis recuerdos, mis vivencias, angustias, relaciones, alegrías ... están allí, de panza al sol.
 Ahora comienza LA tarea, y me pregunto si valen las ganas volver a guardarlos en el primer estante....o si ya estoy lo suficientemente segura de que puedo ponerlo allá arriba, donde sé que estará guardado pero no a la mano... 
Y sí ... tantos recuerdos y vivencias me hacen piantar un lagrimón, como dice el tango; pero créanme: valen las ganas de afrontar este momento y decidir de ahora en más el terreno sobre el que voy a construir mis sueños.

Cada una limpia como puede, algunas son muy prácticas y utilizan aspiradoras de última generación; otras tomarán el plumero: todo es válido. Piano, piano, como me dijo mi amiga Mariángeles...

Momento de selección:  ¿qué me mueve a guardar todo abarrotado en el primer estante? ¿qué me impide soltar y dejar fluir aquello que siento está incrustado en ese cajón? ...
La decisión es mía; sólo yo elijo lo que quiero vuelva a ingresar en mi "armario mental-emocional",.
La propuesta es aprender a liberarnos de aquello ,que no sólo ocupa mucho espacio sino que ya no tiene valor para nosotros. 
Y comienzo a acomodar...y sí, puede llegar a ser una tarea muuuy tediosa, pero a mí me ayuda a revalorar y entonces así puedo elegir dónde reubicar mi stock.
 En Mujeres que Cuentan Cosas, vamos a construir una nueva estructura de pensamiento, para ello es necesario LIMPIAR el terreno.
 No conozco constructor que construya sobre terrenos sucios y con escombros. Pensemos en eso.
Conectando con graph.facebook.com
Conectando con api.twitter.com
© Copyright 2014 . mujeres que cuentan cosas . Todos los derechos reservados